logoNavbar

Urgencias cerca de mí: ¿cómo encontrarlas?

Escrito por María Perdomo - 5 de septiembre de 2022

Urgencias cerca de mí: ¿cómo encontrarlas?

Toda persona que haya pasado por una emergencia o situación médica inesperada, se ha preguntado ¿Dónde puedo encontrar salas de urgencias cerca de mí?, o cuáles son los centro de urgencias cercanos. Y es que conocer esto no solo te puede ayudar con una situación inesperada propia, sino que también podrás gestionar situaciones o accidentes que le sucedan a amigos o familiares con mayor eficiencia.


Porque seamos sinceros, en este tipo de situaciones desagradables, por más lamentables que sean y nos conmocionen a todos, siempre hay alguien que sabe cuáles son las urgencias cerca de mí o la sala de urgencias más cercana. Así que procede a actuar rápidamente, solucionando eficientemente la situación.

Por supuesto, esta sala de urgencia, también conocida como departamento de emergencias, es el lugar del área hospitalaria en Estados Unidos, donde se atienden a pacientes sin previa cita. Es decir, que llegan por ellos mismos o en ambulancia y requieren de atención inmediata.

La forma de trabajo dentro de esta área es ingresar al paciente, llenar un formulario, si está en condiciones, y trasladarlo a una camilla. En caso que requiera atención inmediata, el formulario podría ser llenado por familiares, paramédico o algún acompañante. Sin embargo, hay casos que requieren cirugía inmediata, por lo que son llevados directamente a quirófano.

Pero permíteme ahondar más en este tema a continuación.

¿Cuánto cuesta ir a emergencias en USA?

Estamos conscientes que saber cuáles son las urgencias cerca de mí no es lo único importante al momento de conseguir atención médica durante un accidente, ya que también es fundamental conocer cuánto costará este servicio.

Respecto a esto, podemos decirte que las urgencias en USA normalmente se manejan a través de los recargos después del horario. O sea, la factura se pasa luego de realizar todos los procedimientos pertinentes y suele incluir la tarifa regular que cobran los médicos que atienden la sala de emergencia por una visita.

Sin embargo, un paciente podría encontrarse con un cargo adicional, generalmente entre 30$ y 200$, agregado a su factura por haber ido de noche. Esto se debe a que las emergencias nocturnas suelen ser más costosas, debido al horario y a la complejidad para encontrar personal disponible.

De hecho, esa es la principal justificación por el recargo, ya que los centros médicos deben cubrir costos adicionales asociados con el funcionamiento y la dotación de personal de una instalación fuera del horario de trabajo. Lo que incluye salarios generalmente más altos.

¿Qué se atiende por urgencias?

Tal y como su nombre lo indica, en una sala de urgencia se atienden casos de emergencia, es decir, situaciones que requieren de atención inmediata por parte del personal médico. Sin esperar demasiado tiempo ni realizar grandes cantidades de papeleo, ya que preservar la vida del paciente es lo primordial.

Entre algunas de las situaciones que se pueden considerar como urgentes, podemos destacar:

  • Casos de salud donde peligre la vida de la persona, como alguien que haya sido atropellado o que se encuentre en estado crítico de salud.
  • Esguinces causados por accidentes o cualquier otra situación.
  • Enfermedades graves que han hecho peligrar la vida del paciente, como un ataque de asma o el colapso de algún pulmón debido al cáncer.
  • Lesiones fuertes que ameriten atención inmediata.
  • Fisuras o fracturas de huesos.
  • Cefaleas constantes.
  • Fiebre demasiado alta, especialmente en niños.
  • Quemaduras de primer, segundo y tercer grado.
  • Cortes que requieran de sutura.
  • Infecciones urinarias.
  • Diarrea persistente.

Adicionalmente, es importante destacar que actualmente existen tres tipos de departamentos de sala de urgencias en los que se pueden atender los casos mencionados anteriormente:

Emergencias tipo 1: en los centros que cuenten con este tipo de urgencias, atienden casos hospitalarios las 24 horas del día.

Emergencias tipo 2: por otro lado, estos centros se enfocan en atender especialidades médicas, es decir, trabajan dentro de áreas de la salud específicas, como traumatología.

Emergencias tipo 3: en este tipo de salas se atienden lesiones menores y ciertas enfermedades e infecciones que amenacen la vida del paciente.
Igualmente, en la mayoría de ocasiones, la sala de urgencias se conforma de 7 elementos que trabajan dentro del área de la salud. Sin embargo, hoy en día ya existen especializaciones que abordan y se enfocan en esta parte hospitalaria.
Estos elementos son:

  1. Asistentes médicos.
  2. Médicos especializados o generales.
  3. Paramédicos.
  4. Personal de enfermería.
  5. Porteros.
  6. Radiólogos.
  7. Recepcionistas.

¿Cuánto cuesta una noche en un hospital en Estados Unidos?

Como te comentamos anteriormente, saber cuáles son las urgencias cerca de mí no es lo único importante al momento de atenderse de emergencia en Estados Unidos. También es indispensable que sepas cuánto podría costarte pasar una noche en algún hospital.

Concretamente, la estancia media en un hospital de Estados Unidos cuesta alrededor de 10.700 dólares. Y está de más decir que es una cifra que la mayoría de los norteamericanos en inmigrantes en el país no pueden costear.

Sin embargo, lamentablemente, en muchas ocasiones se trata de pagar o de salvar la vida del paciente. Recordemos que asistir a urgencias es una situación en la que se requiere asistencia médica dentro de un lapso reducido de tiempo, por lo que no se cuenta con demasiado tiempo para pensar en el costo de la misma.

Por ello es tan crucial contar con un seguro médico en Estados Unidos. Además, es relevante destacar que el sistema de salud en este país es uno de los que tiene mejores calificaciones en todo el mundo, por lo que mayormente el precio merece la pena.

De hecho, para mantener estos estándares, el gobierno se encarga de recaudar el dinero necesario, a través de impuestos, donaciones y demás actividades similares. Según un estudio elaborado por el Healthcare Cost and Utilization Project (HCUP) la mayoría de las facturas que se emiten en un hospital las cubre Medicare, con un 46%; Medicaid con un 17%; los seguros privados, con un 28%, y un 5% los pacientes de su bolsillo.

No obstante, contratar un seguro médico no siempre es garantía de evitar una elevada factura por los servicios médicos en Estados Unidos. Pero si no tienes, lo más probable es que tengas que pagar un depósito de varios miles de dólares para que te ingresen en el hospital.

Incluso, si no puedes pagarlo, muchos hospitales no te aceptarán. Pero no te preocupes, que si se trata de una urgencia muy grave, te llevarán al hospital más cercano, público o privado, aunque no tengas seguro y no puedas pagar.

Por supuesto, con “muy grave” nos referimos únicamente a casos de vida o muerte. Por ejemplo, si te rompes la pierna en un accidente automovilístico, no se considera muy grave.

En cambio, si el auto que te choco hace que se te perfore un pulmón o que se vea afectado alguno de tus órganos vitales, ya sería un caso de vida o muerte. Así que si te llevan a un hospital privado, es probable que te trasladen a uno público una vez se haya estabilizado tu situación.

Por su parte, los hospitales públicos ofrecen tratamiento de día a los pacientes sin seguro sin pedir previo pago. No obstante, es importante destacar que dichos tratamientos suelen ser muy básicos y las listas de espera no tienden a ser las más cortas. De hecho, a los hospitales públicos cada vez se les complica más llevar a los millones de personas sin seguro.

Incluso, si recibes tratamiento en un hospital público, es posible que se te facture a posterior, si no puedes pagarlo, el hospital no tendrá más remedio que demandarte, y si continúas sin tener para pagar, el tribunal fallará en tu contra y el caso se mantendrá durante años.

Es una situación compleja, por ello únicamente los casos de extrema emergencia, que sea visible y esté sustentada por diagnósticos médicos, pueden ser atendidos de forma gratuita. Aunque la verdad es que los gastos médicos siempre tendrán que pagarse, incluso después que pase la emergencia.

El problema llega cuando los servicios administrativos entregan la factura de la visita, que por lo general suele rondar grandes cifras. Afortunadamente, existe Medicare y Medicaid, que fueron creados, precisamente, para ayudar a los mayores de 65 años y a los más desfavorecidos económicamente a costear la atención médica en USA.

Sin embargo, si no formas parte de estos dos grupos y además no trabajas para una gran compañía que ofrezca un seguro médico, podrías optar por otras opciones, como vivir en algunos de los estados santuarios del país, visitar los centros de atención médica del gobierno o, en caso que vivas en Houston, Texas, solicitar la tarjeta Dorada.

También es importante recordar que cada aseguradora y hospital se manejan con cifras distintas y suben o bajan los precios de cada servicio sanitario en función de la oferta, demanda y la reputación de los médicos que tengan en cartera. Mientras que otros casos flagrantes serían las operaciones coronarias, por ejemplo, un bypass supone para el paciente un desembolso superior a los 75.000 dólares.

¿Cuánto cuesta estar en urgencias?

Entendiendo que una urgencia es una situación médica o de salud de gravedad o improvisto que se escapa de nuestras manos. Es fundamental saber cuánto podría costar estar en este tipo de salas de emergencia, ya que serían tu única opción para atender la situación.

Concretamente, los costos de urgencia tienden a variar según el horario que uses este departamento y la gravedad del accidente. A eso se le suman los recargos de horario, si vas de noche, que serían unos 30$ a 200$, más cada examen que sea necesario para atender la complicación del paciente.

También es importante destacar que en Estados Unidos se practica una medicina preventiva exponencial. Lo que quiere decir que cuando accedes a una consulta médica, te practicarán las pruebas que el doctor considere oportunas para realizar un diagnóstico lo más exacto posible.

Algo que, a primera vista, puede resultar muy atractivo. Pero la realidad es cada una de esas evaluaciones y pruebas tienen sus respectivos precios. Mismos que resultarán muy elevados si no llevas una póliza que cubra la asistencia médica de los posibles imprevistos que puedan derivarse de una enfermedad o un accidente.

Para que puedas tener una vista más completa del panorama, entre dichos costos podemos destacar:

  • Una consulta médica suele costar 100$, si es ejecutada por un médico de cabecera, y 300$ si es de un especialista. Asimismo, dependiendo del especialista, si se incluye un análisis de sangre asciende a más de 700$.
  • Una resonancia magnética cuesta más de 1.000$, y una mamografía más de 300$.
  • Un traslado en ambulancia está en más de 600$, pero si es un accidente con fractura de cráneo y hemorragia cerebral, el costo podría aumentar a más de 300.000$.
  • La apendicitis, que todos sabemos que llega sin avisar y requiere una operación inmediata, puede costar hasta 50.000$ con postoperatorio de 5 días de hospitalización.
  • Una noche de ingreso tiende a tener un precio de 7.000$ y puede aumentar a 30.000$ dependiendo del centro médico.

Gracias a estos altos precios, muchas personas que fueron atendidas médicamente en Estados Unidos, se arruinaron al hacer frente a los gastos generados de su tratamiento. Sin embargo, todo esto podría evitarse al contar con un seguro médico. O al optar por alguna de las otras opciones mencionadas anteriormente, y conocer cuáles son las mejores urgencias cerca de mí.

LogoFooter