logoNavbar

Requisitos para refinanciar mi casa: ¿cuáles son?

Escrito por María Perdomo - 2 de agosto de 2022

Requisitos para refinanciar mi casa: ¿cuáles son?

Yo también me he preguntado ¿Cuáles son los requisitos para refinanciar mi casa? En momentos en los que mis finanzas y las deudas parecen estar en una batalla campal. Afortunadamente, existe todo un mar de información de calidad sobre este tema, que te puede ayudar a tomar la mejor decisión.


¿Qué necesito para refinanciar mi casa? ¿Cuáles son los requisitos para refinanciar mi casa? ¿Cuál es el interés de refinanciamiento? Estas preguntas son solo la punta del iceberg de interrogantes que suelen surgir sobre el refinanciamiento de cualquier hogar.

Y es normal, ya que este es un tema directamente relacionado con la economía y las leyes de Estados Unidos, que, en ocasiones, pueden resultar un poco confusas. Por ello, hoy aclararemos el panorama.

Comencemos por recordar que el refinanciamiento de un hogar no es más que un préstamo nuevo que reemplazará a tu hipoteca vigente. De esta manera, puede permitirte cambiar el plazo de tasa de interés hipotecario o desembolsar más capital.

Básicamente, se podría decir que obtener un refinanciamiento es muy parecido a solicitar una nueva hipoteca que te resulte más cómoda de pagar.

También es importante destacar que no estás obligado a refinanciar tu hogar con tu prestamista actual. De hecho, si decides elegir a otro prestamista, éste saldará tu préstamo vigente para que tu relación con el acreedor anterior finalice.

¿Qué necesito para refinanciar mi casa?

Si te estás preguntando qué necesitas para refinanciar tu casa, lo primero que debes saber es que los requisitos pueden variar de acuerdo a la entidad financiera que elijas. Sin embargo, existen algunas condiciones muy generales que la mayoría de las personas necesitan cumplir:

  • Tus pagos deben estar al día.
  • Tu historial crediticio debe ser favorable, ya que indicará que eres un buen pagador.
  • El actual crédito debe tener cierta antigüedad. De hecho, generalmente permiten solicitar el refinanciamiento a partir de los 6 meses.
  • Debes tener a la mano ciertos documentos de identidad, como tu identificación oficial vigente y comprobante de domicilio.

Ayuda para refinanciar casas

Además, Estados Unidos te ofrece ayuda para refinanciar casas. Concretamente, el Gobierno cuenta con el Programa de Refinanciamiento Asequible de Vivienda, que pretende ayudarte a obtener un refinanciamiento seguro y adecuado para ti.

Entre los requisitos de elegibilidad para el refinanciamiento en el marco del Plan de Vivienda Asequible, podemos destacar:

  • Debes ser el dueño ocupante del hogar a refinanciar.
  • El préstamo de tu propiedad debe pertenecer a Fannie Mae o Freddie Mac.
  • Debes contar con un buen puntaje crediticio.
  • Los pagos de tu hipoteca no deben presentar más de 30 días de retraso, durante los últimos 12 meses.
  • No debe evidenciarse ninguna falta de pago durante los últimos 12 meses.
  • La cantidad que debes en tu primera hipoteca debe ser casi la misma o ligeramente menor que el valor actual de tu hogar.
  • Tienes que contar con ingresos suficientes para respaldar los pagos de la hipoteca nueva.
  • Debes estar dispuesto a aceptar una nueva hipoteca que te brinde accesibilidad a largo plazo o una mayor estabilidad de tu préstamo.

Por supuesto, también necesitas contactar a un abogado especializado en refinanciamiento, para que te guíe durante todo el proceso y evite posibles contratiempos durante el trámite. Este profesional también puede atender tus necesidades legales particulares, explicarte la ley y representarse en las entidades correspondientes.

Pero ¿En cuáles otras formas te puede beneficiar refinanciar tu hogar?

Pues, la verdad es que si eliges un refinanciamiento realmente adecuado a tus capacidades, puedes obtener muchos beneficios, como:

Reducir tu pago mensual: refinanciar tu pago podría permitir que obtengas pagos mensuales más económicos y una tasa de interés reducida, que te resulte más fácil de pagar. Sin embargo, debes prestar atención a los intereses a largo plazo.

Adiós al seguro de la hipoteca: si el valor líquido de tu casa es alto, podrías permitirte dejar de pagar el seguro de tu hipoteca. No obstante, esto solo será posible si cuentas con un préstamo FHA.

Recibirás más dinero: podrías obtener un préstamo más elevado que el anterior, obteniendo una mayor cantidad de dinero. De hecho, tu nuevo prestamista podría entregarte un cheque por la diferencia, lo que se conoce como cash out refinance.

Pagar en tiempo récord: al refinanciar tu casa a 30 años con un préstamo de 15 años, puedes pagar tu hipoteca más rápidamente, incluso por adelantado. De esta manera, acabarás pagando menos intereses durante el tiempo que dure el refinanciamiento.

Préstamo ajustable a fijo: los préstamos ajustables suelen incrementar sus tasas de interés con el pasar del tiempo, mientras que los fijos se mantienen estables. Por ello, si cambias de tipo de préstamo, podrías obtener una mayor estabilidad financiera a largo plazo.

Entonces, ¿cuál sería el momento adecuado para refinanciar una casa? Conscientes de todo lo explicado anteriormente, se podría decir que refinanciar tu hogar sería especialmente necesario si las condiciones de tu hipoteca actual realmente no te favorecen.

Pueden ser unas tasas de interés demasiado altas, que el tiempo de tu préstamo resulte demasiado largo, que el préstamo sea ajustable, que la cantidad del crédito sea muy poca o los requisitos de pago te están asfixiando.

La mayoría de las personas suelen enfrentarse a al menos 3 de estos factores desfavorables. Por lo que el préstamo pasa de ser una solución a una verdadera pesadilla, obligándolos a buscar otras opciones que les permitan vivir en mejores condiciones.

También es importante considerar las tendencias del mercado, incluyendo las tasas de interés y cómo están afectando tu puntaje de crédito. Recuerda que un buen préstamo no se determina por la cantidad de dinero que te ofrezca, sino por la capacidad que tengas para pagarlo sin afectar tu puntaje crediticio.

Tipos de refinanciamiento

Asimismo, vale la pena mencionar que existen dos principales tipos de refinanciamiento por los que las personas suelen optar:

Refinanciamiento de plazos y tasas

Con este tipo de crédito podrás cambiar tu tasa de interés o el plazo para pagar las cuotas. También podrías reducir tus pagos mensuales al incrementar el plazo de pago, o ahorrar dinero en intereses, al incrementar el monto de las cuotas mensuales.

Todo esto se debe a que el refinanciamiento de plazo y tasas no cambia la cantidad de capital de tu préstamo original, sino la manera de pagar, por así decirlo.

Refinanciamiento con desembolso de efectivo

Por otro lado, este tipo de refinanciamiento aumenta el saldo del capital de tu hipoteca.

De esta manera, te permitirá retirar el dinero de dicho capital para diferentes fines, como saldar ciertas facturas de la tarjeta de crédito, realizar mejoras en la vivienda, incrementar los ahorros para la jubilación o reunir fondos para pagar la universidad de tus hijos.

Además, cuando refinancian con desembolso de efectivo, la tasa de interés y plazos también pueden cambiar.

En pocas palabras, estarías aceptando tomar un préstamo más caro a cambio de dinero en efectivo.

Pasos para refinanciar una casa

Ya tienes la respuesta a la pregunta ¿Cuáles son los requisitos para refinanciar mi casa? Ahora resta conocer los pasos para refinanciar una casa.

Este proceso suele ser menos complicado que adquirir una hipoteca por primera vez. Aun así, te exige llevar a cabo algunos pasos muy similares, entre los que podemos destacar:

Solicitar el refinanciamiento: lo primero que debes hacer es analizar los tipos de financiamientos que existen, y determinar cuál se adapta mejor a tus necesidades y capacidad de pago.

Luego, debes solicitar el refinanciamiento, para lo que seguramente te pedirán algunos documentos claves, como boletas de pago, formularios W-2, devoluciones de impuestos, estado de ingresos y tus estados de cuenta bancarios.

Además, te podrían solicitar los documentos de tu esposa/o en caso de estar casado, y el puntaje crediticio de ambos.

Congelar tu tasa de interés: una vez que se apruebe tu refinanciamiento, pueden brindarte la opción de congelar tu tasa hipotecaria, para que esta no cambie antes de cerrar el trato.

Estos congelamientos suelen durar entre 15 y 60 días en completarse. Sin embargo, este periodo de tiempo es relativo, ya que depende de otros factores, como tu ubicación, tipo de deuda y prestamista.

Underwriting: el proceso de underwriting es aquel en el que el prestamista verificará tu información financiera y el historial de tu propiedad. De esta manera, podrás asegurarse que todo lo que has entregado sea correcto.

Asimismo, podría comprobar otros detalles relacionados con tu casa, como el momento en el que la compraste, si presenta deudas o la tasación sobre el valor de la misma.

Valoración de la casa: tendrás que tasar el valor de tu propiedad de nuevo, pero tranquilo, que el prestamista se responsabilizará por este proceso. Él será quien contrate a un perito que visitará tu hogar y lo valorará en cierta cantidad de dinero.

Para prepararte para esta valoración, tendrás que asegurarte que tu hogar se vea lo mejor posible. Por lo que te recomiendo organizar, limpiar y desechar todo lo que necesites. Igualmente, debes realizar las reparaciones que sean necesarias, como arreglar posibles filtraciones o cambiar algunos bombillos.

Si el valor de la casa es el mismo o supera al monto del préstamo que deseas refinanciar, entonces el proceso de underwriting estará completo.

Cerrar el préstamo: finalmente, será momento de cerrar el trato. Para lo que tu prestamista te enviará un documento llamado “Closing Disclosure”, que te indicará los números finales del crédito.

Solo tendrás que firmar el préstamo y revisar por última vez los detalles del mismo. Además, pagarás los costos de cierre y se comenzará a aplicar el refinanciamiento.

Después de firmar todo, contarás con 3 días para retractarte del refinanciamiento. Después de este tiempo no habrá marcha atrás.

¿Cuánto tiempo necesito para refinanciar mi casa?

Determinar el tiempo exacto que necesitas para refinanciar tu casa puede resultar un poco complejo, ya que esto dependerá de muchos factores. Sin embargo, si nos vamos a líneas generales, podríamos decir que estos procesos suelen tomar entre 30 y 45 días.

Recuerda que, como ya te comentamos, esto dependerá de otros factores, como el prestamista que esté tramitando todo, la entidad financiera que hayas elegido para refinanciar tu hogar, y la localidad en la que residas.

Incluso, podría decirse que esto también dependerá del estado en que se encuentre tu casa, porque si debes realizar demasiadas reparaciones antes de valorarla, lógicamente el refinanciamiento se podría retrasar.

¿Cómo refinanciar una casa?

Lo primero que debes hacer es asegurarte de cumplir con los requisitos para refinanciar una casa, que suelen ser:

  • Tener tus pagos deben estar al día.
  • Contar con un historial crediticio debería ser favorable, ya que indicará que eres un buen pagador.
  • Asegurarte que el actual crédito debe tener cierta antigüedad. De hecho, generalmente permiten solicitar el refinanciamiento a partir de los 6 meses.
  • Tener a la mano ciertos documentos de identidad, como tu identificación oficial vigente y comprobante de domicilio.

Luego debes seguir los pasos para poder cumplir los requisitos para refinanciar mi casa que te explicamos anteriormente, y listo. Por supuesto, puedes contar con el apoyo de profesionales durante todo este proceso, como un posible abogado o el prestamista.

¡Éxitos!

LogoFooter