logoNavbar

¿Puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad?

Escrito por Estefany Alva - 7 de abril de 2022

¿Puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad?

¿Puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad? Es una pregunta que muchos hispanohablantes en Estados Unidos se hacen regularmente. Este seguro es una ventaja para los trabajadores que debido a un accidente o enfermedad, no pueden realizar sus actividades laborales con normalidad.


Pero, ¿se pueden recibir los beneficios por incapacidad y aún así ir a trabajar? Varios son los que creen que esto no es posible. Sin embargo, lo cierto es que sí se puede. En esta oportunidad, en Dinero24 ampliaremos tu información sobre este tema para que tengas el conocimiento necesario para tomar acciones acertadas.

¿Puedo trabajar y recibir seguro social por incapacidad?

Si tienes la pregunta de “¿Puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad?” entonces te alegrará saber que sí es posible.

Las personas que reciben el beneficio y quieren continuar con sus actividades laborales o quieren tener un trabajo, pueden hacerlo por medio de los programas como el de los incentivos de trabajo o el boleto para trabajar. Con estas ayudas podrás decir “puedo recibir dos cobros al mismo tiempo”.

Las leyes tienen un apartado específico para estos casos. Ya sea que reciban los pagos del SSI (Seguridad de Ingreso Suplementario) o los beneficios de Seguro Social por incapacidaduna persona tiene la oportunidad de obtener sus pagos mensuales y trabajar al mismo tiempo.

En el caso de los incentivos de trabajo, una de las ventajas es que si en algún punto el afectado no puede continuar con su trabajo, no tendrá que presentar nuevamente una solicitud al Seguro Social. Si ya la tenía, el beneficio simplemente vuelve a comenzar.

Debes saber que si bien es posible trabajar y recibir el Seguro Social por incapacidad (SSI) como beneficio en efectivo, en los incentivos esto solo continua durante un tiempo determinado. Es decir, no es algo que se extenderá de manera indefinida. Lo que sí se mantiene son las ventajas que ofrece el Medicare o el Medicaid.

Por otro lado, si la persona que recibe el seguro no tiene un trabajo, pero desea obtener uno, entonces se prestará ayuda en cuanto adiestramiento, educación e incluso rehabilitación.

No obstante, si se trata de los programas relacionados al Seguro Social y el de Seguridad de Ingresos Suplementarios, las reglas pueden ser diferentes y estar sujetas a ciertos elementos establecidos. Lo primero es avisar de manera inmediata el abandono, temporal o permanente, del empleo o el comienzo del mismo.

Para estos casos, el llamado boleto para trabajar, el cual nombramos con anterioridad, puede ayudar a una persona a obtener adiestramiento, ciertos servicios de apoyo, empleos referidos y una gratuita rehabilitación vocacional.

Gracias al boleto, no se tendrá que hacer revisiones médicas, siempre que se observen progresos en el plan específico creado para una persona que quiere volver a trabajar. Si crees que este tema es interesante y quieres conocer más del tema, te invitamos a visitar esta página web del SSA.

Si lo prefieres, puedes solicitar información verídica llamando al equipo de atención al cliente del Seguro Social. Como ves, tienes opciones en caso de querer trabajar y aún así recibir los beneficios, lo que debes entender es que no son permanentes. Trabajan bajo un periodo determinado.

¿Qué pasa si me retiro y sigo trabajando?

Si te retiras y sigues trabajando pese a obtener los beneficios de incapacidad por seguro social, debes avisar a las autoridades competentes. El SSA debe saber si la persona comienza o deja de trabajar, así como conocer sobre cambios de horarios, funciones y pagos del trabajo.

También, deben saber si se pagan gastos de trabajo por incapacidad. Todos estos detalles deben ser informados, ya sea por la persona o por un representante. Esto se puede hacer vía digital en la plataforma del Seguro Social e incluso por medio de una llamada o correo.

Si una persona decide trabajar por cuenta propia después de haber renunciado a su trabajo, puede empezar un negocio propio. Para estas situaciones, el SSA indica que deben ser informados sobre un plan de negocio detallado en la solicitud. Este debe contener:

  • Horas de actividad.
  • Tipo de negocio a iniciar.
  • Ubicación del negocio.
  • Productos, artículos o servicios que se necesitan para el desarrollo del negocio.
  • Proveedores y competidores.
  • Promoción del producto o servicios ofrecido.
  • Coste de materia prima, productos o servicios necesarios para el inicio del negocio.
  • Cómo se realizará el pago de la materia prima, productos o servicios necesarios para el inicio del negocio.
  • Proyección de ganancias de los primeros cuatro años.

El plan de negocios puede ser redactado por un administrador de pymes y pequeñas, un consejero vocacional e incluso un banquero local. Lo importante es conseguir a una persona que esté familiarizada con proyectos de negocios y sus requerimientos.

Una vez que se entregue el plan de negocios, el SSA evaluará la solicitud determinando el éxito del plan, posibles cambios, entre otras cosas. Después de la revisión, se enviará una carta al beneficiado del programa que quiere trabajar en el cual indicará la aprobación o el rechazo del proyecto.

Al aprobarse, un experto evaluará el seguimiento del plan con el fin de ayudar a el alcance de las metas. Algo importante que debes tener en cuenta si te retiras y quieres seguir trabajando por cuenta propia, es que debes guardar y administrar todos los recibos y servicios involucrados en la realización del proyecto.

En caso de recibir una negación, es posible apelar por el programa. La carta que se recibe contiene las formas y los derechos de apelación. Ten en cuenta que puedes presentar un nuevo proyecto. Por otro lado, si es aprobado puedes cambiar el plan presentado, siempre y cuando esté aprobado por el SSA.

Todos los cambios se notifican por escrito, incluyendo la razón de los mismos. Un especialista revisará los cambios que se quieren realizar y lo aprobará o rechazará. Existen situaciones personales o externas que pueden llegar a evitar el desarrollo del plan. Esta situación debe ser notificada para poder recibir la ayuda necesaria.

Después de una evaluación, si no se completa el plan, el SSA puede contar los ingresos o los recursos del plan con el fin de calcular el beneficio mensual de SSI. Este puede reducirse o cesar, dependerá de la situación.

La notificación es extremadamente importante, porque si llegases a recibir demasiados beneficios del SSI, tendrás que realizar un reembolso de los montos extras desde que se dejó de trabajar en el plan.

¿Qué pasa si vuelvo a trabajar luego de una incapacidad?

La mejor forma de saber qué pasa si vuelvo a trabajar luego de una incapacidad, es ingresar a la página web oficial del SSA en la sección del SSI. Tal como hemos dicho antes, una persona puede trabajar y recibir los beneficios del seguro. No obstante, esta ventaja sólo se brindará durante un tiempo específico.

Al igual que en el caso anterior, si se recibe el Seguro Social por incapacidad, y se planea volver al trabajo, hay que notificarlo a las autoridades competentes; sobre todo si se pagan gastos de trabajo por incapacidad. Estos se pueden encontrar en los servicios en línea del SSA.

Cabe mencionar que si el beneficiado llega a perder su trabajo en el período probatorio, que tiene una extensión de derecho de 36 meses, se puede llegar a restituir los beneficios. Siempre y cuando la incapacidad continúe.

Si se trata de una persona ciega que continúa su trabajo, puede recibir beneficios del Seguro Social que llegan hasta los $2,260 al mes. Esto antes que las ganancias del trabajo reduzcan el monto del beneficio.

En caso que la persona con ceguera, temporal o permanente, gané una cantidad que supere con creces el beneficio, puede tener derechos al llamado período de exclusión por incapacidad. Aquí se calculan los beneficios futuros, más no los años en los que se tuvo cero ganancias por la incapacidad.

Cuando se está trabajando, los beneficios se basan en las ganancias más altas de la vida laboral. Los límites establecidos por el SSI pueden variar en cada estado, así que lo mejor es informarse sobre estos detalles en páginas oficiales.

Recordamos que aunque el beneficio culmine, se puede acceder a la cobertura del Medicare y el Medicaid. Si la persona deja de trabajar y aún tiene la incapacidad, puede pedir un nuevo beneficio en donde no será necesario presentar una solicitud. Esto puede ser dentro de los 5 años después del cese de los beneficios.

Por otro lado, si estás trabajando y necesitas de ciertos servicios y artículos que te ayuden, ya sea con transporte, asesoramiento o de otro tipo, el SSI puede costear estos costos del beneficio que se obtiene.

Esto hasta que culmine el periodo en donde se determina si aún se tiene el derecho a recibir las ganancias mensuales. Con esto ya puedes dar respuesta a tu pregunta de “puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad”.

¿Cuánto paga el seguro social por incapacidad?

El pago del seguro social por incapacidad estará determinado por la situación financiera del beneficiado y si este trabaja o no. En caso de tener un empleo, se establece un periodo probatorio donde no hay límites en la ganancia.

Pero, durante el período de extensión, que puede durar hasta 36 meses, el monto a ganar no puede superar los $1,350 o $2,260, si tiene ceguera, mensual. Esto es llamado Trabajo Sustancial y Lucrativo (SGA).

En este caso, el SSA explica: “descontamos los gastos de trabajo que tenga debido a su incapacidad cuando contamos sus ganancias”. Para los gastos adicionales de trabajo, donde se supere los $1,350, el beneficio podría mantenerse igual por un periodo de tiempo antes de ser afectado por la ganancia.

Es importante que sepas que si se obtiene el beneficio y se trabaja. Si la ganancia supera los $25,000 al año, el Seguro Social puede reducir $2,720 en beneficios, ya que se supera el límite por $5,440.

Se pierde $1 por cada $2 ganados que superen el límite, y si se va a alcanzar la edad de jubilación el ingreso será de $51,960. La retención es de $1 por cada $3 sobre el límite.

Esto es hasta que se alcance la edad plena de jubilación, después de esto, no habrá límite sin importar la ganancia del trabajo. Aunque en este caso puede haber un aumento en el beneficio mensual.

Si una persona trabaja y obtiene ganancias significativas, es posible que el SSA retenga los beneficios en efectivo mientras se revisa el caso. Esto se hace para evitar la acumulación del pago del SSI y el posterior reembolso. El cálculo se basa en el sueldo bruto o ingresos neto, en caso de trabajar por cuenta propia.

La manera en la que puedes informar las ganancias mensuales es acceder a tu cuenta de my Social Security y enviar los talonarios mensuales vía digital. También, puede hacerse por teléfono o en la aplicación móvil.

¿Puedo trabajar y tener pensión al mismo tiempo?

Trabajar y tener la pensión al mismo tiempo es posible. Esto es similar a la pregunta de “puedo trabajar si recibo seguro social por incapacidad”, aunque en el primer caso se ofrecen determinadas opciones a los jubilados.

Una persona puede mantener su nivel de vida con ingresos extras en caso que tenga pensión reducida. Asimismo, un empresario puede continuar con su negocio después de haber alcanzado la jubilación.

Pero, se deben cumplir con requisitos específicos que pueden variar según el trabajo, los ingresos y la situación de vida. Hay tres modalidades de jubilación:

  • Activa: Donde la persona trabaja sin límite de jornada siempre y cuando la pensión se haya obtenido al alcanzar la edad plena de jubilación.
  • Parcial: Después de cumplir 60 años con un contrato de trabajo a tiempo parcial, independientemente de tener o no un contrato de relevo.
  • Flexible: Un jubilado puede incorporarse a un trabajo siempre y cuando sea de 50 % a 75 % de jornada laboral.

LogoFooter