logoNavbar

Desventajas de refinanciar una deuda en USA

Escrito por Dariana Echeto - 21 de junio de 2022

Desventajas de refinanciar una deuda en USA

Después de todo, a los ojos de una institución financiera, proporcionar dinero a un nuevo negocio es una empresa arriesgada. Para compensar ese riesgo, generalmente tendrás que pagar tasas de interés más altas, lo que podría estar perjudicando las finanzas de tu negocio. ¿Cuáles son las desventajas de refinanciar una deuda?


¿Qué es refinanciar una deuda?

La definición de refinanciación de deuda es bastante sencilla. Si ya recibiste un préstamo, puedes solicitar un nuevo préstamo con mejores tasas y términos. Al hacer esto, puedes pagar el préstamo anterior para que se considere liquidado.

Ya sea que estés enfrentando un crecimiento rápido, lidiando con fluctuaciones de ventas estacionales o buscando capital adicional, refinanciar tus deudas puede ser una buena opción para ayudarte a alcanzar tus metas.

En pocas palabras, la refinanciación te permite reestructurar tus deudas para obtener mejores condiciones de pago. También puedes aprovechar tus activos para obtener más capital de trabajo.

  • Analiza tu situación financiera

Antes de considerar la refinanciación, el primer paso es mirar detenidamente tu balance general y estados de flujo de caja para ver cuánta deuda tienes y cuánto te está costando.

Si tienes un problema de flujo de efectivo, debes mostrar cómo planeas evitar que esta situación se repita. Presentar pronósticos financieros conservadores para incluir diferentes escenarios, es decir, el mejor y el peor de los casos.

Recuerda que la refinanciación es solo una de varias opciones al evaluar tu situación financiera. Dependiendo de tus necesidades, el financiamiento de capital, el capital de crecimiento y transición o un préstamo a plazo podrían adaptarse mejor a tus necesidades.

  • Conoce tus opciones de refinanciamiento

Una vez que hayas evaluado cuidadosamente tu situación financiera, dale un vistazo a algunos de los escenarios más comunes en los que la refinanciación podría ayudarte. Ten en cuenta que cuando refinancias un préstamo, puedes incurrir en algunos costos adicionales.

  • Reduce tus tasas de interés

Puedes ser elegible para una tasa de interés más baja en tu préstamo porque las tasas han bajado desde que negociaste tu préstamo inicial. Alternativamente, puedes estar mostrando un desempeño financiero consistente y sólido, lo que significa que podrías presentar un riesgo menor para un prestamista. Esto te da el poder de renegociar una mejor tasa de interés.

También es posible que desees cambiar de una tasa de interés flotante a una tasa fija. Si buscas tranquilidad, una tasa fija proporciona los mismos pagos durante el plazo del préstamo. Se debe considerar una tasa flotante principalmente si las variaciones en tus pagos de intereses no afectan seriamente tu viabilidad financiera.

  • Refinanciar para consolidar deuda

Puedes considerar la consolidación de una serie de deudas mediante la refinanciación. Esencialmente, podrías obtener un préstamo a largo plazo y un pago más fácil de administrar por mes.

  • Aprovechq los activos para proyectos especiales

Otra opción de refinanciamiento es aprovechar la equidad de tus activos fijos. Básicamente, esto significa usar tus edificios o equipos como garantía de préstamos para obtener más efectivo.

Refinanciar tus activos te dará más efectivo para respaldar proyectos como la expansión a nuevos mercados, la reestructuración de su empresa o la realización de I+D y desarrollo de productos. Pero también hay desventajas de refinanciar una deuda que debes considerar.

¿Cuáles son las desventajas de refinanciar una deuda?

1. Impacto negativo en tu puntaje de crédito

Cuando refinancias una deuda, el prestamista con el que trabajas hará una investigación detallada de tus informes crediticios. Esto puede afectar negativamente tu calificación crediticia a corto plazo, pero si estás pagando tus deudas a tiempo y en su totalidad, el impacto negativo será insignificante a largo plazo. Esta es una de las grandes desventajas de refinanciar una deuda.

Además, dado que refinanciar la deuda significa que estás tomando un nuevo préstamo para reemplazar uno existente, tu puntaje de crédito podría verse afectado porque la edad promedio de tu crédito disminuirá.

Como probablemente ya sepas, tener un puntaje de crédito bajo puede causar desafíos importantes para los propietarios de pequeñas empresas. Si tu o tu empresa ya tienen mal crédito, es posible que no valga la pena correr el riesgo.

2. No es adecuado para todos

Si obtuviste un préstamo de tasa alta, la refinanciación de la deuda puede parecer valiosa, pero no es para todos. Hay varios costos y factores, además de la tarifa y desventajas de refinanciar una deuda que debes considerar.

Por ejemplo, incluso si puedes obtener una mejor tasa, debes evaluar si el impacto en tu puntaje de crédito vale la pena. Si bien ahorrar dinero es excelente, es posible que no valga la pena refinanciar una deuda para reducir tu puntaje de crédito si te resulta difícil obtener otro financiamiento.

Es importante recordar que la refinanciación de la deuda no es la única opción. Puedes pagar tu préstamo existente y luego buscar un tipo diferente de opción de financiamiento que se adapte mejor a tus necesidades. Ya sean tarjetas de crédito, adelantos en efectivo, una línea de crédito o un préstamo de un prestamista con mejores condiciones. Realiza una investigación y confía en la ruta de financiación que estás siguiendo.

3. Sanciones por pago anticipado de deuda antigua

Si bien puede parecer contradictorio si no estás familiarizado con el mundo de las finanzas, los prestamistas a menudo no quieren que pagues tu préstamo antes de tiempo. Para disuadirte de hacerlo, pueden incluir multas por pago anticipado en los términos del préstamo.

Si deseas refinanciar, eso significa que pagarás tu préstamo anterior con tu nuevo préstamo. Hacer eso puede significar que incurras en una multa por pago anticipado que podría mitigar los ahorros que habrías obtenido para el refinanciamiento.

4. Dependiendo de tus tarifas actuales, los ahorros pueden ser mínimos

No hay garantía de cuánto ahorrarás si refinancias tu deuda. Si tu situación financiera no ha cambiado mucho desde que obtuviste tu préstamo por primera vez, es posible que no veas un gran cambio en la tasa de interés o en los pagos mensuales. A menudo, hay tarifas asociadas con la refinanciación, y es importante sopesar cuánto estás dispuesto a gastar, en comparación con cuánto dinero estás ahorrando.

5. La refinanciación lleva tiempo

Refinanciar una deuda no es algo que puedas hacer en un día. Se necesitan muchos recursos, tiempo y dinero para asegurar una tasa más baja. Esto puede ser agotador para tu vida, especialmente si no ves un gran cambio en los pagos o intereses.

6. Hay cargos asociados con la refinanciación

Hay costos asociados con la refinanciación. Es importante evaluar tu presupuesto y ver si un refinanciamiento es la decisión correcta y cuánto dinero ahorrarías.

Refinanciar también tiene algunas ventajas

  1. Flujo de caja liberado: Si puedes refinanciar la deuda a una tasa más baja, puedes liberar una cantidad significativa de flujo de efectivo mediante la refinanciación. Con más flujo de efectivo disponible, puedes generar más ganancias o reinvertir el flujo de efectivo adicional en nuevas ubicaciones, equipos, inventario y nómina, solo por nombrar algunos ejemplos. Como mínimo, el flujo de efectivo adicional puede proporcionar más espacio para respirar en tu presupuesto, aliviando el estrés de cumplir con los pagos mensuales, como el alquiler, los servicios públicos y las facturas de los proveedores.
  2. Más flexibilidad: Al administrar un nuevo negocio, no obtendrás las mejores ofertas, ya sea con prestamistas, proveedores o vendedores. Sin embargo, si tú eres uno de los pocos propietarios de pequeñas empresas que sobrevive a sus años de inicio, tendrás más apalancamiento, especialmente cuando se trata de financiamiento. Buscar el refinanciamiento de la deuda como un negocio estable significa que probablemente tendrás más opciones de financiamiento para elegir en el futuro, una de las ventajas por las que es es bueno refinanciar. Más opciones significa más flexibilidad, por lo que es posible que puedas refinanciar tu préstamo original por uno que satisfaga mejor las necesidades.
  3. Costo reducido de financiamiento a largo plazo: Incluso si refinancias un préstamo con una tasa mejor, enfrentarás algunos costos iniciales cuando cierres el nuevo préstamo. Sin embargo, si las tasas y los términos de pago del nuevo préstamo son favorables, deberías beneficiarte a largo plazo. Sin embargo, debes considerar todos los costos antes de decidir refinanciar, para que el trato funcione a tu favor.

¿Cuándo se debe refinanciar?

Refinanciar es pagar una o más deudas antiguas obteniendo un nuevo préstamo de un prestamista nuevo o existente. La refinanciación es una forma común para que los propietarios de viviendas, autos o empresas aprovechen las tasas de interés más bajas o mejoren sus puntajes de crédito.

A veces es una forma adecuada de resolver problemas financieros, pero a menudo puede empeorar las cosas. Al igual que con cualquier decisión financiera, vale la pena investigar y leer la letra pequeña.

Compara el costo de la refinanciación con el costo de tus préstamos existentes. Las leyes federales de «Veracidad en los préstamos» requieren que los prestamistas te proporcionen ciertas divulgaciones uniformes que contengan la tasa de interés anual que se te cobra, el cargo financiero total, la cantidad financiada y otros costos.

Debes considerar todos los costos involucrados en el refinanciamiento para comparar manzanas con manzanas al elegir un prestamista (no solo las tasas de interés).

  • Refinancia tus préstamos sin garantía con tasas de interés más altas con préstamos sin garantía con tasas de interés más bajas si los términos de los préstamos son comparables. Como prestatario, debes estar seguro que la nueva tasa que pagarás en realidad se mantendrá más baja que tu tasa actual y que no es una tasa «teaser» (una que aumentará después de un período introductorio).
  • Refinancia tus deudas garantizadas si el nuevo préstamo es por el mismo período de tiempo restante en tu préstamo anterior (o más corto), y la tasa de interés del nuevo préstamo es más baja que la tasa de interés de tu préstamo existente. La tasa de interés del nuevo préstamo generalmente debe ser sustancialmente más baja que la tasa de interés del préstamo anterior para compensar los costos y cargos asociados con el nuevo préstamo.
  • Considera refinanciar para pagar la deuda (a efectos fiscales), pero solo si no tienes dificultades financieras y no corres el riesgo de perder tus bienes, y solo si la refinanciación es beneficiosa desde el punto de vista fiscal.
  • Ten cuidado con las estafas de refinanciamiento. Si recibes ofertas no solicitadas para consolidar todos tus préstamos en una sola hipoteca, vender tu casa con la opción de volver a comprarla o salvar tu casa de una ejecución hipotecaria, ¡cuidado! Si una oferta suena demasiado buena para ser verdad, probablemente no lo sea.
  • No refinancies tu préstamo bancario con una compañía financiera para obtener un pago mensual más bajo. La tasa de interés con la compañía financiera casi siempre será más alta que la del préstamo bancario y generalmente incluirá tarifas, seguros y otros costos.
  • No refinancies tu casa, por ejemplo, por más de su valor de mercado. Los prestamistas que ofrecen préstamos que superan el valor de tu casa cobran tasas de interés mucho más altas que los prestamistas hipotecarios estándar. Además, es posible que no puedas deducir parte del interés que estás pagando por dicho préstamo. Peor aún, corres el riesgo de perder tu casa por ejecución hipotecaria si no puedes hacer los pagos.
  • No refinancies tu casa para pagar deudas no garantizadas, como tarjetas de crédito. Por lo general, los acreedores no garantizados no pueden hacer mucho para cobrar la deuda. Si refinancias tu casa y se atrasa en el pago de la hipoteca, el prestamista puede ejecutar la hipoteca y tú podrías perder tu casa.
  • No refinancie un préstamo sin garantía como un préstamo garantizado. Si lo haces, corres el riesgo de perder la propiedad que has prometido como garantía.
  • No refinancies bajo la presión de un cobrador de deudas. Debido a que realmente no pueden hacer mucho más, los cobradores de deudas tratan de intimidarte para que refinancies para que les paguen.

¿Qué debo hacer para refinanciar una deuda?

Si estás listo para refinanciar tu préstamo, comienza con los siguientes pasos:

  • Calcula cuánto dinero necesitas
  • Verifica tu puntaje de crédito y tu informe de crédito
  • Busca tasas y plazos en bancos y prestamistas en línea
  • Habla con tu prestamista actual
  • Solicitar el préstamo
  • Comienza a realizar los pagos de tu refinanciamiento.

Recuerda considerar todo lo expuesto antes de solicitar cualquier préstamos al que no puedas sacarle los beneficios de refinanciar una deuda como lo tenías previsto.

LogoFooter