logoNavbar

Colegiaturas de universidad son deducibles: ¿eres elegible?

Escrito por Dariana Echeto - 19 de mayo de 2022

Colegiaturas de universidad son deducibles: ¿eres elegible?

Estudiar en Estados Unidos no es algo que se decida de manera fácil. No solo por elegir la carrera sino también por los gastos que conlleva. Pero ante esto todas las familias se encuentran en la duda si las colegiaturas de universidad son deducibles. Por eso vamos a contarte todo de ellas y como puedes saber si estás apto para incluirla en tus impuestos.


¿Las colegiaturas de universidad son deducibles?

A medida que la matrícula universitaria continúa aumentando, obtener una educación puede parecer una gran carga financiera. La buena noticia es que las colegiaturas de universidad son deducibles en algunos casos.

Aunque no hay mucho que puedas hacer sobre los aumentos en la matrícula universitaria, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) ofrece varias oportunidades de ahorro de impuestos que podrían ayudar a aliviar el costo financiero de la universidad para los estudiantes universitarios y tutores que califican.

La deducción de la matrícula y las tasas

Después de calcular tu tasa impositiva 1099, te sentirás aliviado al descubrir que los contribuyentes elegibles pueden deducir hasta $4.000 en gastos de educación superior o matrícula calificada para ellos, tu cónyuge e hijos dependientes como una deducción por encima de la línea. Entonces, ¿las colegiaturas de universidad son deducibles? En muchos casos sí.

Los gastos de educación superior calificados generalmente incluyen matrícula y tarifas, libros de texto, equipos y suministros que se necesitan en una institución.

Los costos de alojamiento y comida, transporte, seguro, cuotas de salud para estudiantes u otros gastos de vida personal no son elegibles para la deducción. La deducción de matrícula y tarifas finalizó en 2017, pero la fecha de vencimiento se extendió hasta el 31 de diciembre de 2020.

Sobre sí las colegiaturas de universidad son deducibles, los contribuyentes deben cumplir con las siguientes condiciones para calificar para la Deducción de Matrícula (y Cuotas para los años fiscales 2019, 2020, 2021. Las condiciones difieren entre la cantidad de ingresos que genera un hogar.

  • Si el ingreso bruto ajustado modificado (MAGI) de los contribuyentes conjuntos es de $65.000 o menos ($130.000 si eres casado que presentas una declaración conjunta), se puede reclamar la deducción máxima de $4.000.
  • O si el ingreso bruto ajustado modificado de los contribuyentes está entre $65.001 y $80.000 ($140.001 y $160.000 si eres casado y presentas una declaración conjunta). Se puede reclamar la deducción máxima de $2.000.
  • También si el ingreso bruto ajustado modificado de los contribuyentes es superior a $80.000 como contribuyente soltero ($160.000 si son parejas casadas que presentan una declaración conjunta). No se puede reclamar nada.
  • La deducción de matrícula y tarifas está disponible para estudiantes de tiempo completo y de tiempo parcial en todos los niveles de educación postsecundaria.

¿Qué formulario se debe llenar?

Por lo general, se envía un formulario 1098-T del IRS a los estudiantes antes del 31 de enero del siguiente año fiscal. Luego, este formulario se usa para completar el Formulario 8917 para reclamar la Deducción de matrícula y tarifas para el año 2019 y 2020.

Si los contribuyentes no reclamaron la deducción para el año 2018, pueden presentar declaraciones enmendadas y reclamar la deducción retroactivamente.

Los contribuyentes no podrán reclamar las deducciones de matrícula y tarifas para Universidad deducible en 2021 a menos que se otorgue la extensión de la fecha de vencimiento.

Los gastos de educación superior excluye cualquier beneficio educativo libre de impuestos, como una beca, asistencia educativa proporcionada por el empleador y asistencia educativa para veteranos recibida durante el año. Incluso los intereses de los préstamos estudiantiles son deducibles de impuestos.

Los contribuyentes que toman fondos calificados de su plan de ahorro para la universidad 529 para pagar los costos de la universidad aún pueden reclamar la deducción de matrícula y cuotas. Sin embargo, los gastos deben pagarse con otros fondos que no sean las distribuciones de un plan de ahorro para la universidad 529.

Las parejas casadas que presenten su declaración por separado no pueden reclamar la deducción de matrícula y cuotas.

Saldo a favor del SAT

El mes de abril es la fecha en la que muchas personas físicas deben presentar su declaración anual 2021 ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Además, lejos de ser una responsabilidad que implique pagar impuestos en muchos casos, los ciudadanos también pueden recibir un saldo acreedor por las deducciones que hayan realizado. Por lo que aquí te mostraremos cuándo podrás obtener tu saldo acreedor.

Para entender por qué el SAT te devolverá dinero a tu declaración anual 2021, es importante que sepas que esto pasa cuando estás calculando tus impuestos y resulta que pagaste más de lo que debías. En ese caso te lo devuelven la diferencia y así es como usted puede beneficiarse.

Créditos fiscales por gastos universitarios

Hay dos créditos fiscales disponibles para ayudar a los estudiantes y sus padres o tutores a compensar los costos de la educación superior.

El Crédito Tributario de la Oportunidad Estadounidense tiene un valor de hasta $2.500 por estudiante elegible. Este crédito solo está disponible para los primeros cuatro años de educación superior de los estudiantes. Los gastos de educación calificados que están cubiertos son similares a la Deducción de Matrícula y Cuotas.

Para ser elegible para el crédito completo, el ingreso bruto ajustado modificado debe ser inferior a $80.000 como soltero ($160.000 si eres casado y presentas una declaración conjunta).

El crédito que se puede reclamar comienza a eliminarse gradualmente cuando el ingreso bruto ajustado modificado está entre $80.001 ($160.001 si eres casado que presenta una declaración conjunta) y $90.000 ($180.000 si eres casado que presenta una declaración conjunta). Sobre esas cantidades no se puede reclamar nada.

El Crédito Tributario de la Oportunidad Estadounidense es parcialmente reembolsable: hasta el 40% de este crédito, para un reembolso máximo del impuesto federal sobre la renta de $1.000.

Lo mismo aquí, el estudiante debe tener una matrícula de por lo menos medio tiempo por lo menos un período académico. Adicionalmente, la deducción sólo se aplica a los gastos relacionados pagados por el período académico del año en curso o un período académico que comience dentro de los primeros tres meses del año siguiente.

Por último, este crédito no se puede reclamar si se presentan declaraciones de impuestos de casados ​​que rinden por separado.

  • El crédito fiscal por aprendizaje de por vida

El crédito de aprendizaje de por vida tiene un valor de hasta $2.000 y permite un crédito fiscal en cualquier institución educativa elegible.

Aunque este crédito es un crédito fiscal no reembolsable, este crédito es muy útil porque el crédito se puede reclamar indefinidamente y el estudiante no necesita estar cursando un programa de grado u otra credencial educativa reconocida. Además, un estudiante no tiene que estar inscrito al menos medio tiempo para calificar.

Para obtener el Crédito de aprendizaje vitalicio completo de $2.000, el ingreso bruto ajustado modificado de los contribuyentes no puede ser superior a $56.000 como contribuyente soltero ($112.000 si eres casado y presentas una declaración conjunta).

El crédito comienza a eliminarse gradualmente si el MAGI está entre 56.001 ($112.001 si eres casado que presenta una declaración conjunta) y $68.000 ($136.000 si eres casado que presenta una declaración conjunta).

No puedes reclamar el crédito si tu MAGI es de $68.000 o más ($136.000 y más si eres casado y presentas una declaración conjunta).

Nuevamente, si tu estado civil para efectos de la declaración es casado que presenta una declaración por separado, este crédito no se puede reclamar.

No puedes reclamar tanto el Crédito Tributario de la Oportunidad Estadounidense como el Crédito Vitalicio por Aprendizaje para el mismo estudiante y para el mismo año. Tampoco puedes reclamar estos créditos junto con la Deducción de matrículas y tarifas.

En otras palabras, básicamente tiene dos opciones: reclamar uno de los dos créditos de educación o la deducción de matrícula y tarifas. ¿Cuál es el mejor para ti?

En general, los créditos son más valiosos y poderosos que las deducciones. Ya que los créditos reducen tu obligación tributaria dólar por dólar y, por otro lado, las deducciones se restan de tu ingreso imponible. Sin embargo, la deducción de matrícula y cuotas puede ser más útil cuando los ingresos de los contribuyentes superan los límites máximos de ingresos de los dos créditos fiscales para la educación.

Por lo tanto, para encontrar la mejor opción para ti, debes considerar todas las condiciones que se aplican a cada opción y cómo funciona cada opción.

¿Qué tipo de colegiaturas son deducibles?

Los gastos de educación calificados incluyen la matrícula y otros gastos que debes pagar para inscribirse en un curso o programa.

Los gastos en la mayoría de las instituciones postsecundarias acreditadas son elegibles. Incluidas las escuelas públicas, privadas, sin fines de lucro y con fines de lucro. Si tus gastos son elegibles, lo más probable es que obtengas un Formulario 1098-T, Declaración de matrícula, de la institución.

Hay tres formas posibles de deducir los gastos de educación calificados en tu declaración de impuestos. La deducción de matrícula y cuotas está disponible para todos los contribuyentes.

Luego, hay dos créditos educativos que puedes reclamar: el crédito fiscal de oportunidad estadounidense (AOTC) y el crédito de aprendizaje de por vida (LLC). En particular, la LLC te permite incluir el costo de un curso destinado a aprender o mejorar las habilidades laborales.

Las tres exenciones fiscales tienen límites de ingresos y reclamar cualquiera de ellas requiere que adjunte al menos un formulario adicional a su Formulario 1040 (el formulario principal de declaración de impuestos).

¿Qué es una institución educativa elegible?

Los gastos educativos solo califican si los gastas en una institución elegible. Una institución educativa elegible es cualquier universidad, colegio, escuela de oficios u otra institución educativa postsecundaria que sea elegible para participar en un programa de ayuda estudiantil administrado por el Departamento de Educación de los EE.UU.

La mayoría de las instituciones postsecundarias acreditadas son elegibles. Eso incluye instituciones públicas, sin fines de lucro y privadas con fines de lucro. Si tu escuela califica, lo más probable es que estés en la lista de códigos de la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA).

Para el crédito de aprendizaje de por vida (LLC), tus gastos califican si son para cursos que toma para mejorar sus habilidades laborales o adquirir nuevas habilidades.

Gastos de educación que no califican

La mayoría de las tarifas fuera de la matrícula no califican como gastos de educación. Los siguientes gastos no son gastos de educación calificados:

  • Alojamiento y comida, u otros gastos de manutención.
  • Honorarios de salud de los estudiantes y otros gastos médicos.
  • Transporte.
  • Seguro, incluido el seguro de propiedad o de inquilinos para estudiantes universitarios.
  • Gastos por deportes, juegos o pasatiempos, a menos que sean necesarios para su programa de grado.
  • El costo de los cursos sin crédito, a menos que sea necesario para tu programa de grado (la LLC puede incluir estos costos si son para un curso de desarrollo profesional).

¿Cuánto puedo deducir de colegiaturas?

Ir a la universidad parece ser más caro cada año. La matrícula, las tarifas, el alojamiento y la comida para un estudiante del estado que asiste a una institución pública de cuatro años cuestan $27.650 para el año escolar 2021-2022 (en promedio).

Hace aproximadamente una década, un estudiante del estado habría pagado un promedio de $15.180 (en dólares de 2016) por los mismos gastos. No hay mucho que puedas hacer para aumentar los costos de la universidad. Pero hay algunas exenciones de impuestos que puedes usar para ayudar a compensar el costo de la universidad.

Un asesor financiero puede ayudarte a optimizar una estrategia fiscal para tus necesidades y objetivos educativos.

La deducción de matrícula y cuotas

La deducción por matrícula y cuotas venció el 31 de diciembre de 2020. Sin embargo, los contribuyentes que pagaron matrícula y cuotas calificadas en 2018, 2019 y 2020 podrían reclamar una deducción máxima de $4.000.

La pérdida de esta deducción destaca cuán útil puede ser un plan de ahorro para la universidad 529 para ahorrar dinero en los gastos universitarios.

No eres elegible para la deducción de matrícula y cuotas si tú y tu cónyuge presentan declaraciones de impuestos por separado. O si fuiste un extranjero no residente durante parte del año fiscal.

Tampoco puedes reclamar la desgravación fiscal si tus ingresos superan cierto umbral. Si tu ingreso bruto ajustado modificado es superior a $80.000 (o superior a $160.000 para contribuyentes conjuntos), no puedes calificar para la deducción.

¿Qué porcentaje te devuelve?

La Deducción de Matrícula y Cuotas permite a los contribuyentes elegibles deducir hasta $4,000 de los ingresos imponibles. Esto es para ayudar a cubrir los costos de educación superior para ellos, tu cónyuge e hijos dependientes.

La Deducción de Matrícula y Cuotas venció a fines de 2016. Pero se renovó para el año fiscal 2017 con la Ley de Presupuesto Bipartidista de 2018. La Ley de Asignaciones Consolidadas Adicionales de 2020 extendió la fecha de vencimiento de la Deducción de Matrícula y Cuotas hasta el 31 de diciembre de 2020.

La deducción de matrícula y cuotas no se puede reclamar durante el mismo año fiscal en el que se reclaman otros beneficios fiscales para la educación. Tales como el Crédito fiscal de la oportunidad estadounidense (AOTC) o el Crédito fiscal de aprendizaje de por vida, para el mismo estudiante.

Los contribuyentes que son elegibles para más de un beneficio fiscal para la educación pueden optar por reclamar la Deducción por matrícula y cuotas porque reducirá su ingreso bruto ajustado. Sin embargo, el AOTC generalmente brinda un mayor beneficio fiscal para la mayoría de las personas.

LogoFooter