logoNavbar

Bancarrota: ¿qué es y qué significa?

Escrito por María Perdomo - 22 de abril de 2022

Bancarrota: ¿qué es y qué significa?

La vida está repleta de decisiones difíciles que tarde o temprano debemos tomar, como declararse en bancarrota en un país como Estados Unidos. Lo realmente importante, independientemente de lo duro que sea tomar esta decisión, es que cuentas con esta alternativa para aliviar tus deudas y responsabilidades financieras.


Así que lo mejor es afrontar inteligentemente, sin miedo, conociendo todo lo que implica y las posibles consecuencias que podría representar.

Por supuesto, nosotros deseamos que tú y todas las personas que se sientan obligadas a declararse en bancarrota, por diferentes circunstancias, puedan lograrlo de la mejor manera posible.

Por ello hoy te explicaremos qué representa exactamente esto en Estados Unidos, qué es la bancarrota ficticia, cómo y cuándo puedes declararte en bancarrota, y cuáles son las consecuencias de ello.

Qué es bancarrota

En Estados Unidos, la bancarrota es un proceso o estado legal, al que muchas personas, empresarios o empresas deben acudir debido a su precaria situación económica.

Este proceso es supervisado por los tribunales federales correspondientes, y su propósito es ayudar a los individuos y a las empresas a eliminar una gran parte de sus deudas o la totalidad de las mismas.

Hasta ahora todo parece genial, sin embargo, debes tener en cuenta que este suele ser un proceso bastante complejo. Por lo que no le recomendamos, ni a ti, ni a ninguna otra persona, que pase por esto sola.

De hecho, lo más recomendable es que trabajes junto a uno de los abogados de bancarrota del país, que te ayude a garantizar que tu bancarrota se lleve a cabo de la mejor manera posible, y que no incurra en una bancarrota ficticia, ya que esta catalogaría como un delito financiero.

Por supuesto, para ello, este profesional debe conocer detalladamente las normas y reglamentos aplicables que rigen los procedimientos de quiebra. Incluso, tú también puedes revisar estas leyes, para tener una idea básica de lo que se trata.

El Código de Quiebras de los Estados Unidos y las Reglas Federales de Procedimiento de Quiebras están disponibles en línea y en la biblioteca legal de tu localidad.

Igualmente, puedes encontrar las reglas locales de práctica y procedimiento de quiebras en el sitio web de cada tribunal del país. Incluso, puedes obtenerlas en persona en la oficina del secretario.

El ABC de la bancarrota en USA

Asimismo, es importante que conozcas algunos de los conceptos básicos de la bancarrota en este país, como:

Fideicomisario de la quiebra: este término hace referencia a la persona o corporación, designada por el tribunal de quiebras, que actuará en nombre de los acreedores. Su tarea es revisar la petición del deudor, liquidar la propiedad en virtud del capítulo 7, y distribuir el producto a los acreedores.

Asesoramiento de crédito: el asesoramiento de crédito es lo que recibirás antes de declararte en bancarrota, al reunirte con una agencia de asesoría de crédito y presupuesto sin fines de lucro.

También te podrían solicitar que completes un curso de administración de finanzas personales antes que la quiebra pueda ser aprobada.

Bancarrota descargada: una vez que el proceso se complete, podrían referirse al mismo como “bancarrota descargada”. De acuerdo con el Capítulo 7, esto ocurre después que tus bienes han sido vendidos y los acreedores han recibido sus pagos.

Gravamen: esta es una acción legal que permite al acreedor tomar, retener y vender tus bienes inmuebles para garantizar o pagar una deuda.

Liquidación: este término es utilizado para referirse a la venta de tus bienes no exentos. Esta venta convierte tus bienes en capital líquido (dinero en efectivo) que luego es transferido a los acreedores.

Cuenta reafirmada: la reafirmación de la cuenta y tu compromiso de pagar la deuda, generalmente se llevan a cabo para permitir que conserves un bien, como un automóvil, que de otro modo sería incautado como parte del procedimiento de la liquidación.

Deuda asegurada: esto quiere decir que una deuda es respaldada por una propiedad recuperable. Por ejemplo, tu hipoteca está respaldada por tu casa. Igualmente, para un préstamo de auto, el vehículo en sí sería tu garantía.

Deuda no asegurada: finalmente, esto es una deuda para la que el acreedor no tiene ninguna garantía tangible, como las tarjetas de crédito.

No obstante, existen algunas deudas que no pueden ser perdonadas en una bancarrota, como:

  • Los préstamos estudiantiles.
  • La pensión alimenticia fue ordenada por un tribunal.
  • Manutención de niños ordenada por un tribunal.
  • Una deuda reafirmada (explicada arriba)
  • Un gravamen fiscal federal por impuestos adeudados al gobierno de los Estados Unidos.
  • Multas o penalidades del gobierno.
  • Multas y penalidades de la corte.

Como me puedo declarar en bancarrota

Para saber cómo te puedes declarar en bancarrota en Estados Unidos, lo primero que debes tener claro es que existe un tribunal de quiebras para cada distrito judicial del país.

Asimismo, cada estado tiene uno o más distritos, y a su vez, existen 90 distritos de quiebra en todo el país. Por lo que los tribunales de quiebras generalmente tienen sus propias oficinas de secretario.

Igualmente, existen dos principales tipos de bancarrota que podrías presentar:

Bancarrota sencilla del capítulo 7

En este tipo de bancarrota serás liberado de algunas de tus deudas, y te permitirán que te quedes con una propiedad exenta. Mientras tanto, el resto de tus pertenencias o propiedades se venderán para pagar tus deudas.

Igualmente, si cuentas con una propiedad que estés adquiriendo a través de un crédito, esta podría ser regresada al acreedor. Además, si eliges proceder con este tipo de proceso, no se te permitirá liberar nuevas deudas a través de otro capítulo 7 en ocho años.

Para optar por esta alternativa, lo primero que debes hacer es contratar un abogado especialista en quiebras (como te mencionamos anteriormente) o acercarte a la oficina del secretario del tribunal de quiebra que tengas más cerca.

Luego, debes presentar una petición ante el tribunal de quiebras de tu localidad. Así como una lista de activos y pasivos, un calendario de ingresos y gastos actuales, una declaración de asuntos financieros y un cronograma de contratos pendientes y arrendamientos vigentes.

Para calificar, debes ser un individuo, una sociedad, una corporación o una entidad comercial, y estar dispuesto a someterte a la prueba de medios para deudores individuales.

No obstante, no podrás presentar una solicitud bajo el capítulo 7 o cualquier otro capítulo si durante los 180 días anteriores se te desestimó una solicitud de bancarrota debido a que no te presentaste deliberadamente ante el tribunal o no cumpliste con las órdenes del tribunal.

Bancarrota del capítulo 13

Por otro lado, el proceso regido por el capítulo 13 te permite conservar tu propiedad a cambio de pagar parcial o totalmente tu deuda, para lo que el tribunal de quiebras y tu abogado negociarán un plan de pago de tres a cinco años.

Cuando hayas completado el plan de pago acordado e incluso si solamente pagaste una parte de la cantidad que debías originalmente, tu deuda será cancelada. Además, esto impactaría menos en tu línea crediticia, ya que retendrías algunos activos.

Igualmente, esto desaparecerá de tu reporte de crédito después de siete años, y podrías volver a presentar una solicitud bajo este capítulo en tan solo dos años.

Para optar por esta alternativa, también deberás acudir a un abogado especialista y solicitarla en el tribunal de tu localidad. De igual manera, puedes ser elegible siempre que tus deudas no garantizadas sean menos de 394.725$ y las deudas garantizadas sean menos de 1.184.200$.

Cuando declararse en bancarrota

Considerando todo lo explicado anteriormente, podríamos decir que puedes declararte en bancarrota cuando ya no veas ninguna otra alternativa para saldar tus deudas. Por ejemplo, si estás sujeto a un embargo de salario o si tus empresas de tarjetas de crédito y los prestamistas te solicitan constantemente pagos que simplemente no puedes realizar.

En la mayoría de estos casos, las personas suelen optar por el capítulo 7, ya que no requiere un mayor pago para comenzar el proceso. Igualmente, debes considerar que todo este trámite podría costar un poco menos de 400$ para saldar los honorarios de la corte y los cursos obligatorios de asesoramiento crediticio.

Consecuencias de estar en bancarrota

Finalmente, entre algunas de las consecuencias de estar en bancarrota, podemos destacar:

Historial crediticio: la bancarrota se verá reflejada en tu historial crediticio por siete años o más. Por lo tanto, tu puntaje de crédito será reducido.

Privacidad: otra consecuencia podría ser que deberás ser muy abierto respecto a tu información personal y financiera, lo que representa una pérdida de privacidad para muchas personas.

Puede que pierdas alguna propiedad: recuerda que uno de los objetivos de la bancarrota es que el tribunal intervenga y decida cuánta deuda puede pagar y a través qué medios. Por lo que, si posees bienes de valor significativo, como automóviles, es posible que tengas que venderlos para cancelar la deuda.

Dificultad al obtener futuros créditos: tu informe mostrará información sobre la quiebra y esto puede dificultar mucho la obtención de un crédito adicional, aunque lo solicites en un futuro.

Esto se debe a que los prestamistas suelen ser muy cautelosos en este aspecto. De hecho, en caso que te otorguen el crédito, es posible que enfrentes tasas de interés más altas o condiciones menos favorables para pagar el mismo.

Lo mismo sucederá con la solicitud de una hipoteca. Tu solicitud puede ser rechazada o, si es aceptada, puedes enfrentar una alta tasa de interés. Incluso, es posible que se te solicite un pago inicial mucho más alto.

Consecuencias migratorias: actualmente, en el Formulario I-944 que hace referencia a la Declaración de Autosuficiencia, te preguntan sobre tu historial crediticio o la bancarrota declarada en los Estados Unidos y otros países. Esto se debe a la entrada en vigor de la Regla de Carga Pública el 15 de octubre de 2019.

Así que sí, el oficial de inmigración podría aprobar o rechazar tus solicitudes, como extensiones de visa o ajuste de estatus, debido a la bancarrota.

Por supuesto, no todo es negativo, ya que al optar por este proceso, el tribunal de quiebras emitirá una orden permanente que evitará que los acreedores cobren las deudas en las que incurrimos anteriormente. Lo que, de por sí, representaría algo de tranquilidad y paz mental.

Igualmente, las tarjetas de crédito se encuentran entre las formas más comunes de deuda que se pueden cancelar.

Y mi casa ¿Está protegida?

De acuerdo con el capítulo 13 de la ley de quiebras, no perderás tu casa. Sin embargo, según el capítulo 7, esto dependerá de la equidad que tengas en tu vivienda.

No obstante, siempre puedes proteger un porcentaje de tu vivienda mediante exenciones federales y estatales.

Otros aspectos a considerar son:

  • El máximo federal suele ser de 170.350$ y se duplicará si estás casado y te declaras en quiebra con tu cónyuge.
  • Si tienes menos capital, el fideicomisario no venderá tu casa, ya que no generará lo suficiente para pagar muchas deudas. Sin embargo, el prestamista aún podría ejecutar la hipoteca de la vivienda.

La bancarrota representa mucho más que el alivio de ciertas deudas. Así que además de leer este artículo, te recomendamos consultar esta gran decisión con un abogado o especialista en finanzas.

LogoFooter